Haz click en esta portada

domingo, 13 de diciembre de 2009

Capítulo I: Sin retorno

Capítulo I: Sin retorno



Faltaban quince minutos para las diez de la noche, hora en que daría comienzo la fiesta que, de forma totalmente casual, celebraba a un tiempo su décimo tercer cumpleaños y su partida, cuando Wicca decidió hacer una visita a su padre. El simple hecho de hablar con él le daría fuerzas para afrontar la velada que le esperaba.

Cerró el Sky-Horizon sin despedirse de Zegsigk (así se llamaba el último amigo que había conocido en el InterStar, la red intergaláctica de comunicaciones y contactos subespaciales, aunque en realidad aquel nombre, Zegsigk, no era más que una aproximación, el real era impronunciable para un ser humano) y se dirigió con cierta premura a la Unidad de Tempos, o la habitación hipócrita, como la llamaba su madre.

Introdujo la clave que sólo él sabía y la compuerta se abrió con un siseo. Pasó al siguiente nivel, cerrando tras de sí, e introdujo la siguiente clave en un nuevo panel. La segunda compuerta, ésta deslizante, hizo lo propio y Wicca sintió la misma emoción que lo embargaba todas y cada una de las veces que hacía un recorrido que le resultaba tan indispensable como demencial: una mezcla de afecto desmedido y tristeza cordial, aderezada con unas gotas de asombro sobrenatural.

El despacho estaba como siempre. La luz del sol entraba por dos de las tres ventanas circulares y había partículas de polvo entrando y saliendo de los haces. Aquel día los purificadores habían sufrido una avería. A Wicca le reconfortaba, eso le daba un cierto aire mágico a la estancia.

Siras, su padre, estaba sentado en el suelo y le daba la espalda. Parecía muy concentrado, intentando reparar uno de sus muñecos, un abogado defensor de alienígenas ilegales que Wicca había partido por la mitad con ocho años y menos autocontrol.

Aún no se había percatado de su presencia. Nunca lo hacía. Wicca se le acercó despacio y lo observó unos segundos en silencio. Luego se agachó y lo abrazó por la espalda.
Sin darle tiempo a que se alarmara le susurró al oído:

- Papá, soy yo.
- Wicca… Tus brazos...
- No pasa nada, papá.
- Tienen... pelo.
- No creas que a mí me hace mucha gracia.
- Son más largos.
- ¿Los pelos?
- Los brazos.
- He crecido un poco.
- ¿Qué diablos…?
- Escucha. Ahora tengo trece años.

Siras intentó levantarse pero Wicca apretó el abrazo.

- No tenemos mucho tiempo –le dijo al oído. - Si me dejas, te lo explico en menos de un minuto.
- De acuerdo.

El chico había hecho aquello tantas veces que recitó la increíble historia del tirón, como cuando en la escuela enumeraba de memoria las partes de que estaba formado un Geoconversor de Sborich de tipo estático. Siempre lo sorprendía que su padre nunca reaccionara de la misma manera. Esta vez escuchó su relato en absoluto silencio hasta el final, sin interrumpirle para gritar “pero qué broma es ésta” o “¿tengo dos hijos?, tu madre nunca me habló de ti”, como hacía en otras ocasiones.

De todas formas tanto silencio era sospechoso.

- Ahora prométeme que no me atacarás, ni te pondrás a pegar gritos llamando al mayordomo, ni intentarás tirarte por la ventana –dijo Wicca al terminar su relato, sin soltar aún a su padre.
- ¿Lo he hecho alguna vez?
- Prométemelo.
- Te lo prometo.
- Bien. Ahora dime, ¿me crees?

Siras guardó silencio.

- ¿Crees lo que te acabo de contar o no? –insistió Wicca.
- Deja que te vea primero.

Wicca soltó a su padre y Siras se dio la vuelta.

- Dios Santo… - fue lo único que pudo articular.
- ¿Tan mal aspecto tengo?
- ¿Cuánto tiempo ha pasado?
- Casi cinco años. Hoy cumplo los trece, te lo he dicho antes.
- Ya no eres un niño.
- Muy observador. Pero me ha costado lo mío, no te vayas a creer.

Siras contempló a su hijo detenidamente, con la sorpresa aún matizada en el rostro. Finalmente dijo:

- Debe haber sido duro para ti crecer sin… un padre.
- Tampoco te creas tan importante.
- Confío en que eso sea una broma.
- Puede que lo sea.
- De pequeño… diablos… hace un rato no tenías sentido del humor. Me alegro de que eso haya cambiado.
- Venga, abrázame, papá.

Siras obedeció. Abrió los brazos y dejó que su hijo se envolviera en ellos.

- Es tan extraño… -dijo Siras luego, tras unos instantes de silencio mutuo y reconfortante. -Hace cinco minutos eras sólo un niño enfurruñado e indomable y ahora eres casi un hombre.
- Espero ser casi un hombre apacible, sugestivo y encantador.

Entonces la expresión de Siras cambió, como si al fin hubiera visto más allá, como si de repente hubiera comprendido las ramificaciones y consecuencias de lo que Wicca le había explicado. Y preguntó:

- ¿Qué ha sido de tu madre? ¿Puedo verla?


Wicca se tomó su tiempo antes de contestar. Pese a haber hecho aquello cientos de veces, parecía no tener muy claro si era conveniente hablar de ese tema con su padre. Después negó casi imperceptiblemente con la cabeza, que seguía apoyada en el pecho de Siras.

- ¿Por qué no? –preguntó su padre, con ansiedad.
- Ella nunca entra aquí.
- ¿Por qué?
- Porque no cree que sea… - el chico titubeó - …demasiado sano.
- ¿No es bueno para ella pero sí para ti?
- Yo te necesito más.

Siras recibió aquello como el que recibe un puñetazo, pero se las compuso para sonreír. Rompió el abrazo para mirar a su hijo de arriba abajo e hizo un gesto afirmativo con la cabeza.

- Creo que puedo entenderlo. ¿Cada cuanto tiempo vienes a visitarme?
- Casi todos los días.
- Entonces no es verdad que hayas crecido sin tu padre.
- Exacto.
- ¿Cómo fue?
- ¿Crecer sin ti, pero contigo?
- No… ¿Cómo me mataron?
- Nunca te lo he contado. Y no pienso hacerlo ahora.
- ¿Acaso si supiera más… podría cambiarlo?
- Es totalmente imposible.
- ¿Alteraría la historia? ¿Causaría la entropía? ¿Destruiría el planeta?
- Nada de eso. Pero saber cómo ocurrió no te servirá de nada. Sólo existes aquí, en esta habitación, en estos diez minutos.
- Pero este es mi despacho – Siras dijo aquello sin saber muy bien a qué se estaba refiriendo.
- En realidad lo es y no lo es. Esto es un trozo de realidad arrancado del espacio y del tiempo y conservado en un artefacto al que llamamos Tempos. Es tu despacho, y la luz que entra por esas ventanas es la del sol, pero tras ellas no hay un exterior ni está ese sol, sólo las paredes de Tempos, y por esa puerta no se llega al salón de nuestra antigua casa, sino a una galería de la nueva. Sin embargo, tú no puedes salir. Allá afuera, no existes.
- ¿He intentado salir alguna vez?
- Yo intentaba sacarte al principio. Los primeros días… bueno, te lo puedes imaginar… fueron duros. Pero acabé por resignarme. Tú lo has intentado otras veces por tu cuenta. Por lo general me haces creer que me has creído, me noqueas e intentas salir por donde he entrado yo. Ahora voy con más cuidado y cierro la compuerta. Sin la clave no tienes posibilidad de llegar afuera. Pero los primeros días era más descuidado y llegabas hasta la entrada. Y no es divertido ver cómo te desintegras.
- ¿Pero estoy vivo?
- Aquí, sí. Durante estos diez minutos, estás vivo.
- Entonces, no soy un holograma…
- No se me ocurriría abrazar a un holograma.
- ¿Y luego qué pasará? ¿Qué me espera?
- Luego suenan tres alarmas, una a los siete minutos, otra a los ocho y otra que no deja de sonar durante el último minuto. Nos despedimos y salgo. A veces me quedo hasta el final, porque no me apetece despedirme o porque no te apetece hacerlo a ti, pero no es agradable.
- ¿Duele?
- Emocionalmente. Todo desaparece y entonces sí da la impresión de que no has sido más que un holograma.
- Pero no lo soy.
- No, no lo eres.

Entonces sonó un pitido desagradable.

- Dios mío ¿Es la alarma de los siete minutos? No he tenido tiempo de asimilar nada.
- En realidad siempre se nos va el tiempo en explicaciones. Yo no dejo de crecer y tú siempre te sorprendes. Al principio era más fácil.
- Entonces… ¿voy a morir otra vez? Si ni siquiera recuerdo la primera…
- Vas a dejar de existir hasta que reinicie la próxima vez.
- ¿Y cuándo será eso, Wicca?
- Mañana… - y era verdad, aunque no tuvo corazón para decirle que luego le esperaba una larga temporada fuera y que no podría volver a reiniciar Tempos hasta su regreso.

Siras se puso a dar vueltas por el despacho, frenético.

- Es tu cumpleaños. ¿Qué puedo regalarte? –Se mesó la barba de casi dos semanas que llevaba aquella tarde y llevaría ya por siempre, observando las estanterías repletas de libros, los cuadros emocionales de las paredes y su mesa, abarrotada de booktronics llenos de anotaciones, y multitud de recuerdos de dudoso gusto estético pero gran valor sentimental, antes de fijarse en aquello que había intentado reparar para Wicca. Se agachó y recogió los dos trozos del abogado con una sonrisa en los labios y placer en la mirada. – ¿Sabes? Estaba intentando arreglar el muñeco que acabas… Lo siento, que acababas de cargarte. Tu juguete favorito.
- Lo sé.
- ¿Esto ocurrió? ¿Viniste a mi despacho a ver qué hacía?
- Estaba demasiado enfadado para venir aquí. Me quedé en mi habitación, rompiendo más cosas.
- ¿Llegué a repararlo?

Wicca asintió.

- ¿Aún lo conservas?
- Está en algún sitio. Puede que lo metiera en el juzgado.
- Si me doy prisa, igual me da tiempo y te arreglo éste.
- No te dará tiempo. Es demasiado sofisticado y le arreé con saña.
- Tengo que intentarlo.

Sonó aquel horrible pitido de nuevo.

- No lo hagas, papá. De todas formas, él tampoco puede salir de aquí.

Siras bajó los brazos, derrotado, y dejó caer al suelo los pedazos del muñeco. Después se echó a llorar. Wicca, nada sorprendido, se le acercó para tratar de consolarlo.

- Vamos, papá. No llores.
- Es muy cruel.
- Ya lo sé.
- Es horrible. No quiero morir.
- Tranquilízate.
- ¿Y tú por qué estás tan contento?
- Porque te quiero. Y porque, aunque sea de esta forma, puedo estar contigo.
- ¿Cómo es posible? –preguntó Siras de pronto, recobrando en parte la compostura. - ¿Cómo habéis conseguido… esto?
- Tecnología alienígena.
- Tu madre…
- Se lo comentó un día a uno de sus amigos (al adecuado), y él nos dio una solución paliativa. Adaptaron Tempos tres meses después de que te mataran.
- ¿Y qué le comentó exactamente tu madre a ese amigo adecuado?
- Que tenía un hijo traumatizado porque había presenciado cómo asesinaban a su padre.
- Nunca pensé que moriría asesinado –comentó Siras, con un temblor en la voz. Wicca soltó un pequeño e involuntario carcajeo. - ¿Y ahora de qué te ríes? A mí no me parece nada divertido.
- No debería decirte esto, pero me encanta verte tan vulnerable. Cuando era pequeño me costaba horrores que te mostraras cariñoso.
- No irás a decirme que las partes más grotescas de esta historia te las has inventado para bajar mis defensas.
- En absoluto. Todo es verdad de la buena.
- Entonces no sé cómo te lo tomas tan a la ligera.
- Porque, papá, llevo cinco años…

La alarma lo interrumpió, más estridente que antes, y esta vez de forma continuada.

- ¡Porque llevo cinco años viviendo con ello! –gritó Wicca.
- ¡Ese ruido es insoportable!
- ¡Tenemos que despedirnos ya, papá!
- Madre mía. No te he preguntado cómo te van los estudios, ni si tienes pareja, ni si te han enseñado a volar…
- He terminado los estudios con matrícula, no tengo novia y me quedé con tu Ivento. Hace cosa de seis meses lo saqué por primera vez del garaje.

La alarma subía de intensidad a la vez que aumentaba de ritmo. Siras se acercó más a su hijo.

- Dile a tu madre que la quiero.
- No puedo.
- Ah.... ¿Es que se ha vuelto a casar?
- No quiere ni oír hablar de ti.
- Pero, ¿está bien?
- Como una glucsia. Papá, me tengo que ir …

Siras lo había cogido del brazo.

- ¿Vendrás mañana?
- Sin falta.
- ¿No puedes venir hoy mismo?
- Me espera una noche complicada.
- Sólo serán diez minutos.
- Da lo mismo que venga hoy o mañana. Para ti, esto no habrá pasado. Todo volverá a empezar desde el principio.
- No quiero que te vayas. ¡No me dejes aquí!
- Papá, me estás haciendo daño – Wicca forcejeó pero Siras no lo soltaba. - ¡Papá!
- ¡Sácame de aquí, Wicca! Si pueden hacer que viva diez minutos, ¿por qué no una vida entera?
- No lo entiendes -Wicca se soltó de un tirón y corrió hacia la compuerta.
- ¡Vuelve mañana!
- ¡Lo haré!
- ¡¡Y trae a tu madre!!

El chico cerró la puerta sin mirar atrás.

Aquello era un viaje sin retorno a la locura.
Wicca lo sabía, pero era completamente incapaz de renunciar.


IR AL SIGUIENTE CAPÍTULO




! CURIOSIDAD 4.0
! Visto en Twitter
MICRO-RELATOS J. K. VÉLEZ
El Inspirador Mejorado
METAVIDA
Un comienzo para un final
RELATOS J. K. VÉLEZ
Pon la boca así como si fueras a beber
MÚSICA/VÍDEOS ESPECIALES
Cosas que te hacen Feliz
LAS APLICACIONES GRATUITAS DE LA APPSTORE
Mac Sparrow
!AMIGOS
MusicotecaTube
CARTELES
Hazte Rico

3 comentarios:

  1. Pengen yang lebih seru ...
    Ayo kunjungi www.asianbet77.com
    Buktikan sendiri ..

    Real Play = Real Money

    - Bonus Promo Red Card pertandingan manapun .
    - Bonus Mixparlay .
    - Bonus Tangkasnet setiap hari .
    - New Produk Sabung Ayam ( minimal bet sangat ringan ) .
    - Referal 5 + 1 % ( seumur hidup ) .
    - Cash Back up to 10 % .
    - Bonus Royalty Rewards setiap bulan .

    Untuk Informasi lebih jelasnya silahkan hubungi CS kami :
    - YM : op1_asianbet77@yahoo.com
    - EMAIL : melasian77cs@gmail.com
    - WHATSAPP : +63 905 213 7234
    - WECHAT : asianbet_77
    - SMS CENTER : +63 905 209 8162
    - PIN BB : 2B4BB06A / 28339A41

    Salam Admin ,
    asianbet77.com

    Download Disini

    ResponderEliminar